18 julio 2006

70 años de infamia

Al calor del verano siempre aparecen las moscas cojoneras, las tormentas que parecen no cuadrar con el ambiente de modorra que nos da el tiempo.
Yo todavía no he estrenado este año la playa, cuando a estas alturas años atrás mi piel parecería ya más propia de un mulato caribeño que de un señor del noroeste de la Península Ibérica. Está claro que las cosas cambian.

Hoy es 18 de julio de 2006. Se cumplen 70 años del golpe de estado que acabaría con la democracia soberana de este país. 70 años desde que a un tío bajito, cabrón y con voz de pito se le ocurriese que quería jugar al risk a gran escala, a costa de la mayor libertad que había conocido España hasta la fecha.
Desgraciadamente, en España no se ha condenado de forma oficial el régimen nacido de la barbarie de una guerra que se inició en nombre de un concepto abstracto, el de nación, y donde el lado perdedor fue el de los derechos civiles, las libertades, y el progreso.

A pesar de que ese régimen fascista acabó con las vidas de miles de personas, los señores del PP, amamantados por la misma ideología retrógrada que destruyó los pilares de una sociedad democrática, sigue sin renegar de su pasado, sin condenar la violencia ni a sus instigadores. Es curioso que ¡oh, la ironía!, sean ellos los mismos que ahora exijan a otros con unas intenciones muy similares, pero unos medios mucho más reducidos, que cesen en su empeño de conquistar la nacionalidad. Son ellos los mismos que dicen a ETA que su violencia no conduce a nada (y ojalá así sea) pero no son ellos los más apropiados para dar un consejo semejante, pues la violencia fue la que propició el régimen que acomodaría a sus familias burguesas, haciendo que la mayoría sigan hoy viviendo del cuento. Y todo en nombre de España.

Lo mucho que se puede llegar a mamar de la nación llega a obnubilar mi entendimiento. Tal vez sea porque no comprendo las motivaciones de alguien que se somete a un ente tan abstracto como una patria. ¿Qué es lo que científicamente diferencia a alguien nacido en España de otro nacido en Portugal o en Grecia?

Este patriotismo que la derecha nos quiere infundir no nos lleva a ninguna parte, y afortunadamente, parece que la sociedad se va dando cuenta. Hemos pasado de una dictadura legítimamente apoyada por unos resultados electorales (salvando las diferencias en las formas, tiene un aire a lo que consiguió Hitler en su momento) a un gobierno que a pesar de estar presidido por un señor que no tiene muchas luces, no nos lleva al pozo del pasado colgándonos el lastre moral del catolicismo.
A Aznar esto no le gusta. Supuso un duro golpe para él que su creación, el hombre de las eses profundamente interdentales, el engendro sin carisma ni personalidad, perdiese las elecciones. Y por eso aprovecha cada aparición pública para deslegitimar el resultado electoral del 14 de marzo de 2004. Dice Aznar que el atentado que se produjo días antes de esas elecciones provocó un vuelco electoral. Lo cierto es que lo que provocó fue un acercamiento masivo a las urnas. Lejos de perder una gran cantidad de votos, la base dogmática del electorado de derechas acudió fiel como siempre a votar a sus amos. Pero lo realmente memorable fue que la participación se disparó, alentada por esa amplia mayoría de españoles a los que no nos gusta que la clase dirigente nos dé por el culo practique el sexo helenístico con nosotros.

Yo no voy a decir que hay que matar al electorado del PP. Ni mucho menos. Pero les queda muy poco. Se irán muriendo a causa de la edad todos esos viejos ignorantes fácilmente engañables. La naturaleza siempre hace su trabajo, y la gravedad hace que las viejas estructuras se desplomen. Los cadáveres de las víctimas de ETA de los que tanto carroñea el PP no tendrán carne para siempre.

Un cordial saludo de quien escribe.

.Tío Rubo

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Jodidamente bien expuesto, Sr. Begbie.

El Tío Rubo dijo...

Tío, aunque no sé si vas a leer esto, he puesto un enlace a tu página de myspace...

Anónimo dijo...

Mmm, resulta ke soy malachi, no Vedder. ¿Acaso crees que Vedder escribiría tan poco?
Ni siquiera se si habrá visto tu blog. Deberías ir a su myspace y decirle ke tal. O algo.

El Tío Rubo dijo...

Me resulta confusorio que alguien que no sea Vedder me llame Sr. Begbie.
Potxof.