10 julio 2007

La vuelta y las peleas de gallos

Tiempo ha pasado desde la última vez que se me ocurrió escribir en mi inmundo antro y ciertas cosas han cambiado. Sí, ahora hace más calor.

Poco se puede decir que no se haya dicho sobre las sesiones parlamentarias del debate sobre el estado de la nación. La mayoría de los grandes plumillas de la prensa española así como las figuras de la blogocosa han intentado aportar su granito de ingenio para plasmar con mayor o menor acierto su visión de los acontecimientos. Para mi, que veo a ZP como un mal menor, ha sido como ver un combate de lucha libre, con demostraciones de mucho músculo y poco cerebro, dos gallos que se pelean por el dominio de un mismo corral.

El problema, y al mismo tiempo el trágico atractivo de las peleas de gallos es la casquería, con escalofriantes ataques, derramamientos de sangre y un resultado final en el que sin ninguna duda solamente puede quedar uno.

Y el desarrollo fue bastante entretenido, con toda la diversión que no cabe esperar en un lugar para el debate civilizado. Confiados, los adversarios tomaron posiciones con sus respectivos discursos. Excesivamente triunfalista, el presidente del gobierno procedió a describir un país perfecto que muy pocos se aventurarían a señalar en el mapa.

Consciente de lo exageradas que resultaban las palabras de su oponente, el "líder" de la oposición tomó impulso, y comenzó con la alocución de un discurso inverso al del jefe del ejecutivo. Dedicó una lista de adjetivos vacíos de contenido a las políticas del gobierno para finalmente despacharse a gusto con su principal afición: el terrorismo.

Su problema reside principalmente en que cuando alguien toma impulso para lanzarse por la pendiente del discurso sin equiparse con los argumentos apropiados, el golpe suele sonar seco y doloroso. Un ostiazo de aúpa.
La obsesión con el terrorismo le llevó a cometer estupideces de novato. Y es que cuando ZP se crece y deja de ser Bambi para convertirse en un ciervo con las astas bien endurecidas, parece evidente lo que le ocurrirá al terrorista parlamentario que le quiera poner bombas lapa en la panza: Se lleva una coz.

Zapatero, el hombre del talante sacó pecho y aprovechó la debilidad argumentativa de Rajoy para sembrarle la cara a sopapos verbales que resonaban en la mitad derecha del hemiciclo, ora como un eco en los rostros de los miembros del gabinete popular, ora como un eco sordo coreando la palabra sucesión.
(Imagen extraída de HeroesWiki)

La mano de Zapatero pintaba un cuadro como el de Isaac Méndez en Heroes, en el que la sombra de Rodrigo Rato (Sylar) se proyecta ante un asustado Mariano Rajoy (Claire Benett), consciente de que viene a por él, y puede arrebatarle su poder, y con él su vida política. Parece claro que tarde o temprano Sylar tomará el poder de Claire, aunque tengamos que esperar a la segunda temporada. Eso será tras las elecciones generales de 2008.

Hasta entonces, veremos si soy capaz de mantenerme escribiendo. Un saludo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno va, tu vuelta se merece un comentario, esto estaba ya bastante aburrido sin tus posts, por cierto, este último ha estado bastante bien xD, esperemos que sigas escribiendo durante mucho tiempo, por cierto, soy lonxo, alias Alonso xDDDD, ya nos veremos, cuidate, ah, por cierto, sigo manteniendo mi promesa de hacer un post en mi página cuando salga el duke nukem, cuidate tio, y por cierto, gran blog...

Anónimo dijo...

Tanto tiempo sin escribir también era extralimitarse xD xD. Seguiremos por aquí. Ciao.

César R. dijo...

Hola desde Tepic. Oye, me gusta mucho tu blog, más que nada me encantan tus entradas sobre mocosoft, esa del vaporware ya está grabada en mi mente desde que la leí por primera vez hace un par de meses.

La cosa es que tengo un enlace a tu sitio y no, no es lo que crees, no quiero un enlace en el tuyo, no soy así. Lo que me interesa es un botón, pues me quiero deshacer de los enlaces de texto que tengo y sería una lástima quitar el tuyo (aunque mejor lo movería o a ver como le hago).

En fin, si tienes uno o tienes en mente hacer uno, avísame si puedes ¿sale?.

Gracias.