28 agosto 2005

Turismo rural

Hay moralejas ke surgen a base de ostias. No literalmente, sino aprendiendo de errores. Por ejemplo es de buen uso tener siempre cargadas las baterías de cámaras tanto de fotos como de vídeo pues nunca sabes lo ke puedes encontrarte. Cierto es ke no es cómodo llevar siempre los gadgets con uno mismo, pero cuando sales de la rutina pueden llegar a ser imprescindibles.
El caso es ke con lo divertido ke es salir un dia con el coche y hacer el indio por lugares en los ke no sueles estar, es una pena no kedarse con más recuerdos ke los de la memoria, por eso es necesario llevar las cámaras.
Mandatorio es también cuando vas a un lugar ke no conoces bien llevar unos prismáticos (aunke tampoco es plan de comprarlos a propósito).
He akí unas recomendaciones prácticas para viajes improvisados en coche con gente poco responsable:

  • Llevar siempre algún medio (digital, analógico, grafolítico, lo ke sea) para registrar los acontecimientos. Nunca, y esto significa NUNCA, sabes con exactitud lo ke puede pasar. No importa ke lo planifikes. Si ocurre una chorrada y no la consigues captar será una auténtica catastrofía para toda la comunidad.
  • Llevar algún instrumento de visión lejana, a poder ser unos prismáticos (en este punto se recomiendan unos digitales y/o con visión nocturna)
  • Llevar siempre MÁS combustible del estrictamente necesario. Esto puede sonar obvio en el sentido de la seguridad pero yo lo digo en favor de la diversión. Cuando llegas a un sitio y a lo lejos ves otro, por cojones ke vas a tener ke ir a verlo.
  • Hay ke comprobar siempre los neumáticos. Nunca sabes a kién pueden gritarle tus compañeros de excursión ni si por eso vas a tener ke salir kemando rueda.
  • También hay ke asegurarse de llevar suficiente líkido limpiacristales en el depósito, pues es habitual salirse del asfalto para tomar caminos menos limpios, así ke la visión a través del parabrisas puede verse seriamente afectada.
  • La pantalla solar para el parabrisas es también imprescindible. Iwal se te da por ir a hacer el indio al monte y dejas el coche al sol y luego tienes ke hacer una parada extra en el centro de salud para ke te curen las kemaduras de tercer grado producidas al agarrar el volante.
  • Llevar el maletero limpio, y esto significa sin porkería como tierra o demás mierda. No me gustaría meter una chaketa dentro para luego ponérmela por la noche y encontrarla de otro color, olor, textura y puede ke hasta sonido.
Con estos consejos las excursiones espontáneas no deberían ser un secreto para la mayoría de nosotros y ya podremos matar el tiempo cualkier dia de la semana mientras tengamos dinero para gasoil.

Pun.

4 comentarios:

kligula dijo...

ju, pero es q entonces se le perderia la gracia a los amenos viajes improvisados y se convertiria en el planificado viaje del tipico yupi siempre a punto en todo momento, donde esta tu afan d riesgo y aventura???? q vivan los viajes improvisados!!!! pa despues recordar en esas tardes-noches cn los colegas "t acuerdas d cuando fuimos....??" o para contar a las proximas generaciones " yo una vez q fui a ..."

El Tío Rubo dijo...

me se de unos ke llevan años preparando "la pribada improvisada".
Y no tengo nada más ke añadir

Anónimo dijo...

Ya se que esto no viene al caso para nada pero me estoy partiendo el ojete con esta sarta de guarradas y no puedo evitar ponerlo.
JAMES JOYCE - CARTAS DE AMOR A NORA BARNACLE
Mi dulce putita Nora, he hecho como me lo pediste,
muchachita sucia y me hice dos pajas mientras
leía tu carta. Me deleita ver que haces como si te
cogiera por atrás. Sí, ahora puedo recordar esa noche
cuando te cogí por atrás mucho rato. Fue la cogida
más sucia que te he dado, querida. Horas y
horas mi sexo estuvo duro dentro tuyo, entrando y
saliendo de tu trasero vuelto hacia arriba. Sentía tus
rollizas nalgas sudorosas bajo mi vientre y veía tu
rostro y tus ojos enloquecidos. A cada una de mis
arremetidas tu desvergonzada lengua salía de entre
tus labios, y si te embestía con mayor fuerza que la
usual, gruesos y sucios gases surgían balbuceantes
de tu trasero. Tenías un culo lleno de pedos aquella
noche, querida, y con la cogida salieron todos para
afuera, gruesos camaradas, otros más ventosos, rápidos
y pequeños requiebros alegres y una gran
cantidad de peditos sucios que terminaron en un
largo chorrear de tu agujero. Es delicioso cogerse a
una mujer con pedos cuando cada embestida le saca
uno. Estoy seguro que reconocería los pedos de
Nora en cualquier parte. Estoy seguro que podría
reconocer los de ella en un cuarto lleno de mujeres
flatulentas. Es un ruido mucho más juvenil, que en
nada se parece a los flatos húmedos que deben poseer
las esposas gordas. Es más repentino y seco y
sucio como el que imagino haría para divertirse una
muchacha desnuda en el dormitorio de la escuela
por la noche. Espero que Nora dejará escapar sus
gases en mi rostro para que también pueda conocer
su olor.
Dices que a la vuelta me vas a chupar y quieres
que lama tu sexo, pequeña pícara depravada. Espero
que alguna vez me sorprendas durmiendo vestido,
me asaltes con un destello de puta en tus soñolientos
ojos, me desabroches con suavidad, botón por
botón en el vuelo de mi trusa, y saques gentilmente
la gruesa fusta de tu amante, la escondas en tu boca
húmeda y la mames hasta que dura y erectísima
acabe en tu boca. Algunas veces también te sorprenderé
dormida, levantaré tu camisón y abriré
suavemente tus bombachas calientes; suavemente
me recostaré y comenzaré a lamer con placidez alrededor
de tu sexo. Te agitarás incómoda, entonces
lameré los labios del sexo de mi querida. Te pondrás
a gruñir y a gemir, a suspirar y pedorrear ávida en tu
sueño. Entonces lameré mas rápido, como un perro
voraz, hasta que tu sexo sea una masa de suciedad y
tu cuerpo un corcoveo salvaje.
¡Buenas noches, mi pequeña Nora pedorra, mi
sucia pajarita cogedora! Hay una palabra amable, querida
que subrayaste para que me masturbara mejor.
Escríbeme más acerca de eso y de ti misma, dulcemente,
totalmente sucia, totalmente sucia.
JIM

El Tío Rubo dijo...

hay ke joderse, ke cochino era Joyce.
Al menos eso es bastante más fácil de leer ke el Ulises